Cómo planificar una estrategia de contenidos de redes sociales para tu marca

La estrategia de contenidos de los medios de comunicación social de tu empresa debe alinearse naturalmente con tu estrategia general de marketing y los objetivos de la empresa.

La primera pregunta que debes hacerte es: ¿Cómo puedo utilizar el contenido de la manera más efectiva para lograr objetivos más amplios en nuestras redes? Si te fijas en las redes sociales de grandes marcas como El Corte Inglés, Media Markt o Burger King, claramente apuestan por utilizar perfiles joviales e humorísticos en busca del eterno “viral”, dar el pelotazo con un tweet para lograr titulares en periódicos.

A modo de ejemplo, digamos que uno de tus objetivos en las redes sociales es aumentar en un 10% las ventas y que las mismas vengan de las redes sociales. La estrategia de contenido de tu empresa puede incluir un calendario de publicaciones para Snapchat. También puede incluir una estrategia que incluye la compra de reseñas o patrocinos de influencers en Instagram.

Tu estrategia de contenidos debe estar en sintonía con la estrategia de contenidos generales, y de todo esto surgen 3 pasos básicos para desarrollar esta estrategia de contenidos que encajen bien con las redes sociales que queráis trabajar (Facebook, Youtube, Instagram, Twitter, Snapchat, etc).

1. Análisis de contenido, estrategia y público objetivo potencial

Debes comenzar con el análisis y la investigación del contenido pasado que funcionó mejor con tu comunidad. Si lo haces, aumentarás la probabilidad de un mayor compromiso con el contenido futuro que produzcas y cómo pueda funcionar. Igualmente puedes investigar a tus competidores y sus redes sociales para filtrar el tipo de publicaciones que mejor les han funcionado, esto puedes lograrlo con herramientas como Semrush o Ahrefs.

La mejor manera de hacerlo es realizando y analizando una auditoría. Las redes sociales o plataformas publicitarias tienen su propia base analítica en general, por ejemplo, Google Analytics, Facebook Page Insights, etc. Por ejemplo en Instagram tienes acceso a las analíticas si tienes cuenta de empresa. Debe utilizar esas plataformas y analizar los informes cuidadosamente mientras registras y guardas cualquier dato importante que veas.

Analizar cada red social de forma diferente

Ten en cuenta que cada una de las redes sociales que siguen los fans debe ser tratada como una audiencia con un estado de ánimo diferente. Durante tu auditoría de estrategia de contenidos de medios sociales, asegúrate de etiquetar los mensajes con la red especificada y no mezclarlos. Esto te dará una visión mucho más clara de qué contenido está convirtiendo mejor en qué medio y evitar así cometer el error de asumir que el compromiso en una plataforma será el mismo para las demás.

Tu audiencia de Facebook puede tener un compromiso diferente en comparación con tu audiencia de Twitter. Por ejemplo, tal vez de acuerdo con tus resultados en Facebook, el contenido más atractivo son los vídeos de “cómo hacerlo”, pero tus seguidores de Pinterest tiene un mayor interés en anécdotas cortas e inspiradoras.

Para analizar el rendimiento de tu contenido con mayor profundidad prueba diferentes enfoques. Considera la posibilidad de lanzar un pequeño concurso, una encuesta, un sorteo, etc. y comprueba cómo responde tu base de clientes. Si decides hacer una sesión de preguntas y respuestas en vivo en Youtube todos los sábados, puedes hacer más preguntas a tu audiencia y conseguir grabar datos valiosos en forma de sus opiniones.

Si decides hacer un sorteo, puedes medir los compromisos promedio de los diferentes productos y obtener información sobre el producto que más les gusta. Por lo tanto, al probar diferentes enfoques obtendrás una visión mucho más clara de los intereses y necesidades de tu público, al tiempo que adquieres nuevas ideas y estrategias para utilizar en el futuro.

Análisis de la competencia

Analiza las estrategias e ideas de contenidos de redes sociales de tus competidores e inspírate por ellas, ¡pero no las copies! Copiar suele ser síntoma de derrota, o de mediocridad… Es mucho mejor tomar esos datos e información para crear un nuevo producto mucho mejor, con mucho más “engadgement” y más viral. Pregúntate a ti mismo: “¿Puedo añadir su estrategia en mi propia estrategia?” “¿Puedo dirigirme a los mismos temas a los que se dirigen mis competidores? ”

2. Una lista de metas y objetivos específicos de contenidos

Ahora que has terminado de analizar tu estrategia de contenidos, la audiencia objetivo y el contenido popular o viral, el siguiente paso es formar un plan con objetivos.

Al establecer objetivos, es una buena regla general establecer un objetivo de rendimiento, así como objetivos individuales de contenido según el tema a tratar. Como ejemplo, un objetivo que podrías establecer en tu estrategia es reducir la tasa de rebote a una página de aterrizaje de Twitter en un 10% en 3 meses.

Otro ejemplo de un objetivo puede ser la promoción de 3 copias diferentes de un USB personalizado de tu empresa con el objetivo de captar un total de 1000 clientes potenciales de esa página de destino.

Haz una lista de estas metas y enuméralas por prioridad. También es importante tener una discusión detallada con los redactores, darles pautas efectivas y compartir datos de contenidos anteriores con ellos para influir en el siguiente contenido que se está creando.

Esto, por supuesto, también preparará mentalmente a tus empleados para completar su trabajo con una mente mucho más orientada a los objetivos.

3. Distribución del contenido

El paso final de ejecución para tu estrategia de contenidos será la distribución. Inicialmente, considera el tipo de contenido que vas a distribuir en diferentes plataformas y decide con qué frecuencia vas a hacerlo. Antes de publicar contenido revisa los datos analíticos importantes que obtuviste de la auditoría del paso 2. Luego, compáralo cuidadosamente con el contenido listo para ser publicado en las redes sociales que estáis trabajando.

No te olvides de investigar formas nuevas y tendencias sociales como los archiconocidos chatbots, podcasts, vídeos o streaming en directo, etc. Prueba cuál de las nuevas tendencias funciona mejor con tu tipo de contenido. Sin embargo, sea cual sea la prueba que realices, siempre mantén el estilo de tu marca a lo largo del tiempo. No hay nada peor que pretender ser algo que no eres, y esto es algo que vemos a menudo y que claramente no funciona: canales de Youtube como Badaboom que realizan labores solidarias para intentar “limpiar su reputación” o políticos corruptos que van de “honorables” haciendo acciones puntuales antes de una campaña electoral.

El siguiente paso es crear una línea de tiempo para la distribución del contenido. El número de veces que deseas publicar es diferente para todas las marcas y requerirá algunas pruebas y optimización. Con el fin de determinar y optimizar lo que convierte mejor para tu marca en cada red, se aconseja probar la cantidad y tipo de publicaciones que serán óptimas para cada red social. En Instagram, por ejemplo, subir una única historia/contenido cada 2 días no es una buena opción, pero sí lo puede ser en Youtube.

El programa completo, las pruebas y la optimización que deberás llevar a cabo se refinarán más tarde en un plan muy ordenado, realista y estructurado que te beneficiará enormemente a largo plazo. Con tiempo, testing y buena analítica obtendrás un planning muy claro de cuánto contenido necesitas, la calidad del contenido y la frecuencia con la que lo necesitas.

Cree documentos, “check-points” o “How-to” y compártalos con su equipo

La creación de documentos es muy importante y beneficiosa para tu equipo. Un documento bien estructurado con un buen diseño será de gran valor para todos cuando se encuentren en medio de la formación de una estrategia de contenidos. Deberían estructurarse de manera que puedan servir de guía para futuras referencias. No deben ser creados y olvidados.

Un buen documento de organización para contenidos para Facebook sería:

  • “Frase gancho” – Máximo 20 palabras
  • “Promoción con sentido de urgencia” + link
  • “Vídeo corto de 30 segundos explicando el producto”

Te recomendamos que guardes estas estrategias en un formato digital, como por ejemplo un documento de Google (Drive) o un PDF. Esto lo hará muy editable y accesible.

Nunca olvides que tener una estrategia bien pensada en marketing es algo que sistematiza y facilita el proceso de muchos escenarios complejos en empresas en las que la gestión no está siendo ni eficaz ni eficiente. ¡Nos vemos en la próxima!

Si te interesa impulsar tus redes sociales, anímate y revisa nuestros packs de suscriptores, seguidores, likes, visitas, etc:

Anímate a probar ;) Puedes usar el código descuento "ESPECIAL10" (sin comillas) y tendrás un 10% de descuento en cualquier pedido de nuestra web.
Este artículo se ha publicado en la sección de Blog, Marketing.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *